Smooth Tea Lyceum: Un ejemplo de proyecto transmedia

Desde que empezamos con el blog, te hemos bombardeado con la narrativa transmedia. Hemos creado una pequeña guía para saber lo que es; te hemos hablado de la importancia que tiene el storytelling; y las ventajas de usar este tipo de narración en tus proyectos.

Hoy lo que queremos es ponerte un caso en concreto, para salir de la teoría y mostraros la práctica.

El proyecto del que te vamos a hablar es Smooth Tea Lyceum, el que fue nuestro primer trabajo conjunto, y que ha ido transformándose con la evolución del estudio.

 

Qué es Smooth Tea Lyceum

Portada Smooth Tea Lyceum por Loopy Teller Studio
Smooth Tea Lyceum es un proyecto transmedia en clave de humor absurdo y humor negro, que bajo la clásica premisa de niños en un colegio haciendo travesuras, cuenta historias truculentas y no siempre de buen gusto, con una doble lectura que se deja ver a través de guiños narrativos y visuales.
Los dos campos en los que se desarrolla el argumento son el cómic y la animación, aunque no fue así desde el principio (luego te contaremos por qué).

¿Y el argumento?

Smooth Tea es el internado para estudiantes más loco de todo Nuevo México, ¡no hay un lugar mejor!

El Smooth Tea está plagado de niños y niñas de todo tipo; chavales en llamas, disfrazados de zorro, avestruces, masas gelatinosas…

Para controlar todo el caos que pueden llegar a provocar, el Smooth Tea cuenta con un personal altamente cualificado y eficaz en sus funciones, compuesto por robots fríos e implacables que no les pasan ni una a sus estudiantes.

Candy, Mike, Tim, Bort y Artie no están dispuestos a que nadie les chafe sus ganas de divertirse, comer chuches y ver el mundo más allá de la institución, ¡por lo que tienen mil y un planes de escape!

¿Te lo vas a perder?

 

Para no desvelar demasiado de la trama argumental, diremos que no todo es lo que parece.

 

De serie de animación a cómic

Como hemos comentado, este fue nuestro primer proyecto como estudio.

Lo iniciamos poco antes de acabar la carrera de Bellas Artes, y lo habíamos planteado como una serie de animación clásica. Ya sabes; un piloto, tantos capítulos por temporada, tantas temporadas, y merchandising de apoyo. Nuestra idea era vender la serie a alguna cadena de televisión.

Cuando veas el primer trailer que hicimos en aquél momento, entenderás lo que sucedió a continuación. Que conste que en el momento nos parecía bueno y todo.

 

 

Al moverlo un poco por festivales y eventos de animación, vimos que la cosa no era tan sencilla.

Nosotros íbamos con una sonrisa a cualquiera con pinta de productor, y le enseñábamos nuestra biblia de producción para que nos comprase la idea. Sin embargo, y a pesar de que estéticamente gustaba, el público objetivo era demasiado mayor.

Además, vender una serie de animación hoy en día es casi un golpe de suerte, cuando se trata de un estudio pequeñito y novato.

La principal recomendación que nos hacían era que pasáramos al formato cómic, por tres razones:

  1. Poder monetizar el trabajo realizado a base de la venta del cómic.
  2. Ir creando una base de fans de cara a seguir vendiendo el proyecto.
  3. Para que a la hora de mostrarle el proyecto a un productor, viera un producto acabado y no castillos en el aire.
Las tres razones por las que pasar un proyecto de serie de animación a cómic, en este artículo. Clic para tuitear

Tras estas bofetadas de realidad, volvimos a nuestra cueva a repensar el proyecto y a plantear el cómic.

 

El cómic

Portadas de los tres números de Smooth Tea Lyceum

 

La idea siempre es no hacer trabajo de más. Por ello, planificamos un cómic cortito, de vienticuatro páginas, para testear el producto.

Nada más lejos de la realidad. No sólo salió un primer número de treinta y seis páginas, sino que la trama que habíamos desarrollado se extendió a un arco de tres números (debido a la buena respuesta del público con el que nos fuimos encontrando en ferias y eventos).

El objetivo siempre es no hacer trabajo de más. Nosotros nunca lo cumplimos. Clic para tuitear

Aunque pueda parecer una locura, y un fallo de previsión, nosotros lo vemos desde otra perspectiva.

 

Las ventajas de habernos equivocado

 

  • Al autoeditar nosotros mismos el cómic, nos liberamos de cualquier atadura que pone una editorial.
  • Le dimos el número de páginas que consideramos que necesitaba cada número para que la narración tuviera el ritmo adecuado.
  • Fuimos mejorando la dinámica de trabajo.
  • Pulimos la técnica tanto a nivel narrativo como gráfico.
  • Tuvimos total libertad para jugar con referencias, símbolos e inquietudes que se nos pasan por la cabeza.
  • Nos permitió investigar nuevas formas de narración. Y seguimos haciéndolo.

 

Viendo la acogida que tuvo el cómic y los beneficios que nos estaba proporcionando, le dimos una vuelta de tuerca más al proyecto. No queríamos abandonar la animación, ya que era el medio en el que habíamos iniciado el proyecto. Así que aquí sí, definimos Smooth Tea Lyceum como un proyecto transmedia.

 

Smooth Tea Lyceum como proyecto transmedia

Como hemos dicho, los dos canales que planteamos son la animación y el cómic.

 

  • La serie de animación está pensada para narrar una trama argumental troncal cada temporada, de manera independiente al cómic. Hace referencias a sucesos o personajes que sólo se encuentran en el cómic, pero de manera anecdótica.
  • La línea de cómics tiene arcos argumentales más cortos y sirve para profundizar en sucesos y personajes que se tratan de pasada en la serie de animación.

 

De esta manera, ambos medios se complementan y no se chafan el uno al otro. El cómic funciona como producto de venta inmediata, y la serie de animación como franquicia de merchandising explotable.

Como nos es imposible desarrollar por nuestra cuenta la animación (sólo somos cuatro personas en el estudio), animamos cuatro cortinillas promocionales, que sirvieran como ejemplo del estilo gráfico y de animación que contemplábamos para el proyecto.

 

 

Como ves, la mejora entre un vídeo y otro es notable. Estas cortinillas nos quedaron majas y seguimos enseñándolas como muestra de lo que el estudio sabe en cuanto a animación.

 

En el presente

 

Toca hablar del ahora. Este año está siendo muy diferente al anterior, ya que ahora llevamos dos proyectos más. Sin embargo, Smooth Tea Lyceum no se para:

 

  • Contamos con tres cómics en formato físico que se pueden adquirir en nuestra tienda online y en los eventos a los que asistimos.
  • Seguimos buscando productores e inversores para realizar la serie animada, y mientras tanto continuamos desarrollando el cómic.
  • Hemos vuelto a llevar el proyecto a un nuevo nivel. El próximo número tendrá una versión digital de cómic animado.

 

Como ves, lo importante es superarse constantemente. Coger los errores y debilidades de cada proyecto, y convertirlos en aciertos.

Smooth Tea Lyceum ha sido nuestro conejillo de indias para experimentar y probar todo lo que se nos iba ocurriendo, y mejorar constantemente el proyecto.

 

Si quieres seguir los avances del proyecto, te dejamos a continuación las redes donde puedes hacerlo:

Tienda online donde hacerse con los cómics.

Proyecto en la plataforma de portfolio online Behance.

Redes del estudio: Facebook, Twitter, Instagram.

Canales de vídeo: YouTube, Vimeo.

 

Y tú, ¿tienes algún proyecto en el que hayas ido implementando mejoras con el tiempo? Cuéntanoslo en los comentarios, ¡nos encanta conocer los avances de nuestros lectores y lectoras!